top of page
  • Foto del escritorAntonio Ocaranza Fernández

Relevancia y felicidad, claves para Claudia Sheinbaum

El gobierno ha desplegado una política de apoyos sociales que hace muy fácil que la población sienta un respaldo gubernamental constante.

Publicado en Expansión el 11 de marzo de 2024.


Si Claudia Sheinbaum gana la presidencia de México el 2 de junio, muy probablemente se deberá a dos factores: (1) el gobierno ha vuelto a ser relevante para millones de familias y (2) la gran mayoría de los mexicanos están a gusto con su situación actual.


La situación en 2024 es la opuesta a la que vivió México en el 2000 cuando votó por un candidato de oposición después de 70 años de gobierno del Partido Revolucionario Institucional (PRI). En 1995, millones de familias mexicanas enfrentaron una crisis económica de consecuencias catastróficas. El optimismo del período de Carlos Salinas de Gortari y las expectativas del Tratado de Libre Comercio había alentado a los mexicanos a comprar un departamento, casa o auto, o consumir bienes a tasas de interés mucho más bajas que en la década de los 1980. Pero la crisis del 1995 llevó las tasas de interés por encima del 100% y cada familia tuvo que rascarse con sus propias uñas.


Ante la pérdida de empleo de sus maridos, las esposas montaron pastelerías caseras, familias enteras se mudaron a vivir con padres o parientes, cambiaron a sus hijos a escuelas privadas más económicas o los inscribieron en las escuelas públicas o se atendieron en instituciones de salud pública en lugar de hospitales privados. Para millones de mexicanos, el gobierno dejó de tener relevancia en sus vidas porque no tenía dinero ni para subsidiar tortillas y la protección de los ahorros familiares a través del FOBAPROA no le fue reconocido. En suma, las familias sobrevivieron echando mano a sus propios recursos y experimentaron un proceso de empoderamiento económico. Por eso en el 2000, el mensaje de Vicente Fox –si votas por mí no te pasará nada- fue el equivalente político al empoderamiento económico que el votante mexicano ya experimentaba. En un ambiente de molestia, enojo y rechazo al PRI, el voto por el cambio resonó en millones de personas que ya no tenían nada que perder si votaban por la oposición, al fin de cuentas, ya no necesitaban del gobierno.


La sucesión del presidente López Obrador se da en una condición opuesta. Simplemente, no parece haber condiciones para que la mayoría de los mexicanos voten en contra de Morena.


Por un lado, el gobierno ha desplegado una política de apoyos sociales que hace muy fácil que la población sienta un respaldo gubernamental constante: becas para jóvenes y para estudiantes de educación básica, pensiones para adultos mayores y personas con discapacidad o pagos a agricultores para la siembra de árboles, mantenimiento de escuelas y mejora de viviendas. En total, en 2024, 745 mil millones de pesos de programas de bienestar se repartirán entre 28 millones de beneficiarios. De 35 millones de familias que hay en México, al menos 28 millones de hogares recibirán un apoyo social del gobierno. Algunos consideran que esta es una forma para que el gobierno compre conciencias y votos pero, más allá del planteamiento ético, millones de votantes mexicanos sienten hoy que el gobierno es relevante en su vida y el presidente López Obrador lleva años machacando ese mensaje: “tú me importas y lo puedes ver en tu bolsillo”.


El segundo elemento importante para el voto en favor de la permanencia de Morena es el ánimo del electorado. Para un votante el cambio político se fundamenta en dos aspectos: la indignación por la situación que vive o el atractivo de un proyecto político. La oposición no cuenta con ninguno de los dos. Los mexicanos, según reportó el INEGI en febrero de este año, se encuentran en su mejor momento de felicidad desde 2015. Sólo 7 por ciento de los adultos mexicanos se dicen insatisfechos mientras que el 93 por ciento está satisfecho o moderadamente satisfecho con su vida. No hay en México una sensación mayoritaria de hartazgo, molestia o desilusión con su situación personal sobre la cual la oposición pueda fincar un voto por el cambio. Sin duda, hay mexicanos a quienes les duele la falta de medicamentos para sus hijos y familiares, la cancelación del seguro popular, la violencia y la expansión del crimen organizado, el cierre de guarderías o la corrupción del círculo cercano al presidente. No obstante, para quienes se sienten así, la oposición no tiene un proyecto que integre sus insatisfacciones. Más aún, según encuestas, la mayoría de los mexicanos aprueba al gobierno en materia económica, de seguridad, de política social y hasta de corrupción. Con este trasfondo, el votante tendría que decidir entre un proyecto aspiracional de la oposición -que todavía no articula - y la continuidad de un proyecto que hoy ya le beneficia.


En este sentido, la crítica a Claudia Sheinbaum por ser un clon del presidente López Obrador es intrascendente. Ella sabe que la victoria está basada en continuar haciendo sentir al votante mexicano que el gobierno es su aliado, que seguirá proveyéndolo de programas sociales y velando porque el salario mínimo continúe creciendo por encima de la inflación. Ni siquiera el tema de la inseguridad distrae a la gente de pensar que gracias al gobierno tiene un ingreso asegurado.


Muchas cosas pueden pasar en una campaña electoral pero quizá no pasen de ser anecdóticas, como que Xóchitl le gane en los debates a Sheinbaum. Las preguntas centrales del votante en la urna al tachar una boleta serán ¿quiero continuar recibiendo lo que el gobierno hoy me da? y ¿cómo me siento? Y hoy las respuestas de Morena son mejores que las de la oposición.



Descarga esta publicación en pdf aquí:

Relevancia y felicidad, claves para Claudia Sheinbaum
.pdf
Download PDF • 2.48MB



7 visualizaciones

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page